Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

La vacunación de los veterinarios se suspende por segunda vez por los problemas con Astrazeneca

03/05/2021
La vacunación de los veterinarios se suspende por segunda vez por los problemas con Astrazeneca
La vacunación de los veterinarios se suspende por segunda vez por los problemas con Astrazeneca

La vacunación de los veterinarios, como colectivo sociosanitario dentro del llamado grupo 3-B, dio un vuelco el 7 de abril. Fue entonces cuando la EMA advirtió de “posibles vínculos” entre casos muy raros de trombos y el suministro de AstraZeneca, que ya estaba siendo administrada a este grupo. La reacción de la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, que al día siguiente decidió restringir su uso a personas de entre 60 y 69 años, agravó la carestía general, volvió a revolucionar la estrategia nacional de vacunación y dejó entre interrogantes cómo terminar de inmunizar con la segunda dosis a todos los que ya la habían recibido la primera. El 26 de abril, tras insistentes peticiones de información por parte del Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV), Sanitat se decidió a informar de la suspensión temporal -por segunda vez- del proceso de inmunización de los veterinarios “hasta que se termine la vacunación de las personas mayores de 60 años y se disponga de vacunas”.


Desde el 8 de abril hasta esa fecha los colegios han venido atendiendo innumerables llamadas de colegiados que, siguiendo las instrucciones del propio departamento de Sanitat, se habían apuntado en hasta dos listados para así ser llamados por las mutuas o por los puntos de vacunación masiva.

Silencio
Nada se les podía informar porque nada respondía la conselleria. Ni se sabía si iban a ser convocados los ya citados, ni si iban a continuar con el proceso con los aún no convocados pero sí apuntados, ni, mucho menos, qué solución se les iba a dar, en su caso, para completar la inmunización.


Y la cifra de veterinarios aún sin vacunar no debía ser alta porque días antes del dictamen de la EMA ya habían sido inyectados la práctica totalidad de los veterinarios de Salud Pública (de la Conselleria de Sanitat) y, según lo comunicado por este departamento, el proceso para este colectivo estaba previsto que culminase entre el viernes, 16 o a lo sumo el 23 de abril.

El CVCV hizo gestiones informales y formalmente se enviaron hasta 4 escritos por mail al personal responsable (los días 8, 14, 19 y 22 de abril). Ninguno fue contestado hasta el pasado día 26.

Idea descartada
A falta de información directa, el CVCV pudo conocer, por la respuesta escrita dada el 23 de abril a otro colegio vinculado también al grupo 3 que “actualmente ya no se está vacunando a colectivos profesionales, se está haciendo en función de la edad o condición de alto riesgo debido a problemas de salud”. En esta comunicación se iba más allá e incluso se instaba a los que quedaban por vacunarse de este colectivo sanitario “a esperar a que pueda ser programada su vacunación (...) en función de la edad o condición de riesgo”. Esto es, los grupos sanitarios reconocidos como esenciales por su actividad habían perdido tal condición.

Ahora, por el contrario y según lo aclarado al CVCV, Sanitat se vuelve a comprometer a “retomar la vacunación de estos colectivos cuando se termine la vacunación de las personas mayores de 60 años y se disponga de vacunas”.

Dos listados y ahora un tercero
Los colegiados, efectivamente, se apuntaron por primera vez en enero cuando las autoridades autonómicas solicitaron la posible colaboración al conjunto de representantes del colectivo sanitario en un hipotético proceso de vacunación masiva auxiliado por voluntarios. Además de recabar la solidaridad del colectivo -en torno al 8% de veterinarios se ofreció a vacunar si eran llamados- se encomendó a los colegios realizar un primer listado de los que querían inmunizarse frente a la Covid-19.


El 15 de marzo se decidió por primera vez suspender súbitamente la vacunación con Astrazéneca durante 15 días. Decenas de veterinarios ya citados ese día -y cientos de docentes- se quedaron sin su dosis. Antes, Sanitat pidió a los colegios un segundo listado de veterinarios pendientes de vacunar y en los sólo 4 días hábiles que se dieron se apuntaron 1.941 colegiados.

Sanitat vuelve a pedir ahora un tercero “actualizado” que habrá de presentarse antes del 15 de mayo.

“Somos conscientes de las dificultades sobrevenidas, que no son imputables a la conselleria. Pero ha habido improvisación, órdenes contradictorias, falta de transparencia y de asunción de compromisos”, denuncia la presidenta del Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV), Inmaculada Ibor.


“La conselleria se escuda en el cumplimiento escrupuloso de la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad, pero los cambios que se han dado no impediron a otras regiones empezar a vacunar antes a los colectivos sanitarios que -por su especial exposición al virus- cada administración consideraba que debían de ser inmunizados e incluso acabar con la vacunación de todo su colectivo de veterinarios”, aclara Ibor.

“Los veterinarios estamos cansados de tantas idas y venidas, de tanta desinformación: nos costó que nos reconocieran para la primera fase, se negaron a vacunar a los auxiliares, ya vamos por 3 listados para vacunarse, han supendido el proceso 2 veces y ha habido veterinarios vacunados a los que se les ha citado dos veces”, concluye Ibor.