Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Icoval condona todas las cuotas colegiales a quienes estén en ERTE

03/01/2021
Icoval condona todas las cuotas colegiales a quienes estén en ERTE
Icoval condona todas las cuotas colegiales a quienes estén en ERTE

El Colegio de Alicante (Icoval) ha decidido dar una muestra más de que es sensible a la difícil situación generada por la lucha contra la pandemia. Así, según lo acordado por la junta directiva del pasado 29 de octubre, la entidad colegial ha decidido condonar todas las cuotas colegiales a los trabajadores que se hayan visto afectado por la aplicación de un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) durante, al menos, un trimestre completo. La medida tiene carácter retroactivo y podrán beneficiarse todos aquellos colegiados que hayan sufrido este tipo de suspensión de contratos desde el 1 de abril.


El ahorro para los veterinarios alicantinos en esta situación afecta a la cuota de Icoval y a la del Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (22,54.-€ ) y supone que la entidad subvencionará la correspondiente al Consejo General de Colegios de Veterinarios de España (CGCVE, de otros 27,66 €)

Como se avanzaba, este acuerdo se aplicará con efectivo retroactivo, es decir, desde la fecha de declaración de situación de ERTE y a los efectos del trimestre correspondiente, procediéndose al reembolso de las cuotas trimestrales ya abonadas. Podría beneficiar pues a buena parte de los colegiados que, en diferentes circunstancias y ámbitos laborales, se les aplicó esta medida de regulación laboral durante el llamado periodo de confinamiento, que arrancó con la declaración del Estado de Alarma el viernes, 13 de marzo y que se mantuvo hasta el 21 de junio, con el final de la última prórroga (esto es, algo más de tres meses).

Reacción en marzo
Como se recordará, los tres colegios provinciales -Icoval, ICOVV (Valencia) y COVCS (Castellón- ya reaccionaron en marzo ante el estallido de la pandemia. Sus órganos de gobierno ya comunicaron entonces a sus colegiados que les eximirían del pago de la cuota colegial de un trimestre. Además, con la intención de atender las particulares circunstancias de los autónomos y de las clínicas que pudieran afrontar situaciones de falta de liquidez, las corporaciones apostaron también por ofrecer fórmulas de aplazamiento de los pagos del material que se hubiera pedido al colegio.