Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

El estrés y ansiedad del veterinario por la Covid está al mismo alto nivel que el resto de sanitarios

03/01/2021
El estrés y ansiedad del veterinario por la Covid está al mismo alto nivel que el resto de sanitarios
El estrés y ansiedad del veterinario por la Covid está al mismo alto nivel que el resto de sanitarios

La pandemia ha alterado la situación emocional de los sanitarios. Así lo acredita el Cuestionario de Evaluación Emocional para Personal Sanitario tras la Covid-19 realizado por Kayros Salud para Unión Sanitaria Valenciana (USV) (que engloba a una docena profesiones sanitarias de la provincia de Valencia). Los veterinarios -cuya participación en el estudio superó el centenar de personas- fueron el tercer colectivo sanitario que mayor estrés reconoció haber padecido, casi al mismo nivel que farmacéuticos y enfermeros, los que por la naturaleza de su actuación están en primera línea en la lucha contra la Covid-19 (los médicos casi no participaron en el trabajo).


La encuesta evidencia la presión vivida y el desasosiego constante en el desempeño de sus funciones clínicas o terapéuticas. “La incertidumbre junto con los mensajes divergentes, las jornadas maratonianas y la falta del material de protección han derivado en depresión, ansiedad y estrés, entre otros trastornos”, apunta el presidente de USV y decano del Colegio de Psicología de Valencia, Francisco Santolaya. “La tónica mayoritaria demuestra el pesimismo generalizado”, según Santolaya, quien incide en que gran parte de los encuestados “percibe encontrarse peor que en febrero”.

Calidad de vida y estrés

Efectivamente, hasta un 63% de los veterinarios -frente al 50% de media del conjunto de los sanitarios- manifestaron que su calidad de vida ha empeorado, frente a un 27,5% que afirmó que apenas había variado. Los veterinarios, tras los enfermeros, fueron -de hecho- la profesión sanitaria que más abiertamente reconocían cómo habían visto deteriorarse sus relaciones sociales, laborales y familiares.
Para medir el estrés que supuso el mantenimiento de las medidas de seguridad, la población no sanitaria -que también fue consultada- respondió mayoritariamente con una puntuación de 5 (sobre 10, siendo éste número el estrés máximo). Los veterinarios mostró una mayoría de estrés percibido de 8, con casi un 10% manifestando un grado de 10 puntos.

Cuando se trataba de asegurarse de que las personas usuarias mantÍan las medidas de seguridad, los resultados fueron similares. Una mayoría de la muestra no sanitaria percibió niveles de estrés entre 5 y 8, mientras que la sanitaria lo hizo, mayoritariamente, con una puntuación de entre el 8 y 10. Concretamente, los veterinarios percibieron un estrés de entre 9 y 10 puntos en el 29% de los casos.

Depresión y ansiedad

El estudio acredita también un ligero descenso en los niveles de ansiedad generada entre la primera (julio-agosto) y segunda (septiembre-octubre) recogida de información en el colectivo sanitario. En este plano, apenas se comprobaron variaciones entre los niveles del colectivo sanitario con respecto al no sanitario.
Un 56% de los veterinarios no manifiestaó clínica depresiva, frente a un 10,1% que se decían encontrar más deprimidos, sobrepasando la sintomatología severa.

Somatización
Dolores de espalda, de cabeza y de articulaciones o problemas digestivos, el 68,8% de los veterinarios reconocían haber somatizado de alguna de estas maneras el estrés causado.

Los más críticos

El mayor nivel de desamparo percibido entre las profesiones sanitarias se dió en los veterinarios, que fueron los más críticos con la Administración tras los farmacéuticos. Concretamente, en una puntuación del 1 al 10, representando éste último el mayor nivel de protección, los veterinarios concedieron de media un 2,02 pero hasta un 45,9% de ellos puntuaron con un 0.


Inmaculada Ibor, presidenta del CVCV achacó este descontento a la “poca claridad” que hubo desde las administraciones en los primeros compases de la pandemia respecto a la esencialidad de la actividad veterinaria y la disponibilidad de equipos de protección, y consideró que desde las instituciones “se podría haber actuado mejor” en la pandemia.


Riesgo percibido
Con respecto al riesgo percibido de sufrir un contagio en el puesto de trabajo, en el estudio se observan diferencias entre el colectivo sanitario y no sanitario. Mientras que en el primero las puntuaciones oscilaron entre un 7 y 10 de riesgo percibido, la mayor parte de la población no sanitaria lo situó a un nivel mucho más bajo, de entre 2 y 5. De nuevo, entre los colegiados de Veterinaria, se percibió un riesgo de ser afectado por el virus sensiblemente superior a la media, con más del 55% con puntuaciones de entre 8 y 10.


Esta percepción se incrementó en más de un punto de media entre los encuestados durante la segunda recogida, en septiembre y octubre.