Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Nuevo anteproyecto de Ley de Protección Animal

01/11/2020
Nuevo anteproyecto de Ley de Protección Animal
Nuevo anteproyecto de Ley de Protección Animal

La limitación máxima de cinco animales de compañía por vivienda, la prohibición de exhibir mascotas en escaparates para la venta, o el establecimiento de una tasa municipal por la tenencia o cría de gatos y perros son algunos de los pilares sobre los que pivota la futura Ley de Protección de Animales de Compañía. El anteproyecto, que fue aprobado el 16 de octubre por el pleno del Consell, establece el “sacrificio cero”, la “erradicación del abandono” y el fomento de la adopción “como uno de los fines más importantes” de la norma, según manifestó en rueda de prensa la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.


La futura ley permite a los ayuntamientos implantar una tasa por la “tenencia y la cría de la especie canina y felina domésticos”. Es decir, que los municipios podrán poner en marcha un gravamen por tener perros o gatos que iría destinado a sufragar la aplicación de la propia norma, con la que previsiblemente aumentarán los gastos que soportan los consistorios por el mantenimiento de los centros de acogida de animales abandonados o perdidos.

El motivo es la prohibición del sacrificio de estos animales, que únicamente estará autorizado por razones de salud o seguridad. Se trata de un cambio sustancial respecto a la situación actual, en la que sí se contempla el sacrificio de animales abandonados si no se logra que sean adoptados.

“No desarrollarán las tasas”
Al contrario que los casos recientes de Madrid y Cataluña -que sí han aprobado partidas en apoyo a los entes locales- en el caso de la Generalitat se opta por dejar en manos de los ayuntamientos la potestad de imponer una nueva tasa para que sean los vecinos los que financien vía impuestos el incremento de costes previstos con la entrada en vigor de la esta futura ley.


No obstante, la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, vaticinó que estas tasas “casi ninguno (de los municipios) las desarrollará”.

Tiro al pichón y grandes felinos
El anteproyecto recoge también la extinción de la modalidad deportiva del tiro al pichón, así como los espectáculos circenses con todo tipo de animales. Especifica en ese punto que se trata no solo de los de compañía, englobando a los de producción, fauna silvestre y los salvajes.


De hecho, explicita la prohibición de tenencia y comercialización de primates o grandes felinos por motivos de seguridad, de bienestar y para evitar el maltrato. En el caso de los primates, por el riesgo contrastado de transmitir enfermedades dada la analogía con el ser humano.

Primera valoración positiva
Como ya hiciera cuando, en marzo de 2018, se presentó el borrador de este mismo anteproyecto, el Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) valora “positivamente” el anteproyecto por la “nueva dirección y sensibilidad demostrada”, describe su presidenta, Inmaculada Ibor, quien se mantiene a la espera de que salga a la luz el texto presentado, que ha sido ya solicitado a la Conselleria de Agricultura.


El conocimiento de la entidad colegial autonómica al respecto de este anteproyecto -que en deberá ser publicado en el Diario Oficial de la Generalitat y completar su tramitación- se limita pues a lo que ha trascendido en los medios de comunicación y en la propia página web de tal departamento. Y en ninguno de ellos se anuncia una de las medidas que con especial énfasis reclamó el CVCV: ampliar, como ya hacen otras autonomías, la identificación obligatoria de los perros, équidos y animales potencialmente peligrosos a los gatos y hurones.

Carta a la consellera
Con tal intención, más allá de las alegaciones, Ibor dirigió una carta a la propia consellera razonando el objetivo y citando como ejemplo las regulaciones promovidas en este sentido por Cataluña, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja. Un exigencia que, además, viene avalada por el hecho de que, según reglamentos europeos, la vacunación antirrábica, que en la Comunitat es obligatoria para perros, gatos y hurones, exija también de una identificación previa.


Por el contrario, el anteproyecto sí está en la línea de lo alegado por el CVCV en cuanto a la esterilización como método clave de lucha contra el abandono. Así, la futura norma obliga a los ayuntamientos a realizar campañas periódicas –como mínimo una al año– de esterilización de perros y gatos y promover la adopción de los animales abandonados recogidos en su término. Esta adopción será gratuita, pero se podrá repercutir sobre el adoptante el coste de los tratamientos, la identificación y la esterilización.