Firman el primer convenio nacional de centros clínicos

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

29/01/2020
Firman el primer convenio nacional de centros clínicos
Firman el primer convenio nacional de centros clínicos

Los trabajadores del sector veterinario tendrán un convenio colectivo estatal. Tras décadas regidos por los mínimos del Estatuto de los Trabajadores, patronal y sindicatos firmaron el 16 de enero en Madrid el primer Convenio Nacional de Centros y Servicios Veterinarios. Entrará en vigor en meses -una vez sea ratificado y publicado en el BOE- pero tendrá efectos de obligado cumplimiento desde el 1 de enero. El histórico acuerdo ha sido firmado en un acto público por Antonio Cabrera, secretario de la federación sanitaria de CCOO; Gracia Álvarez, su homóloga de UGT y Delia Saleno, presidenta de la Confederación Empresarial Veterinaria (CEVE).


Entre los principales puntos de acuerdo, destaca la fijación de categorías profesionales (auxiliares, técnicos, universitarios) y el establecimiento de un salario mínimo de 14.000 euros brutos al año (para personal no sanitario). Los sindicatos también celebran que la normativa incluya una subida salarial del 2% al año. Además, establece un máximo de horas de trabajo al año: 1.780 frente a las 1.826 que fija el Estatuto e incluye un límite de 80 horas extraordinarias al año.

   Saleno se ha mostrado esperanzada con el convenio y ha afirmado que sienta las bases de las relaciones laborales de un sector de servicios como éste, en el que “lo más importante son los recursos humanos, los compañeros”.
 

  En él se regulan también la formación y su reconocimiento. El convenio valora la especialización e incluirá categorías laborales para trabajadores como los asistentes técnicos veterinarios (ATV), que también estaban “en el limbo”.

Regionalización y brecha salarial
En declaraciones al diario Animals Health, el secretario de CEVE, Sebastián Rotger, ha admitido que los salarios están “contenidos”. La razón es que “la realidad nacional es muy diferente” en distintas partes de España. Es por esto por lo que decidieron poner unos “mínimos” comunes con la idea de que, más adelante, cada región se plantee negociar mejoras salariales a nivel autonómico que se adapten a su realidad.
 

   No obstante, afirmó que “se va a notar”, pues cuando se empezó a negociar el salario mínimo mensual estaba por debajo de los 1.000 euros, por lo que el nuevo salario mínimo de la categoría profesional de veterinario (1.300 euros brutos en 14 pagas del veterinario supervisado) va a significar un incremento de cerca del 40%.
 

  Asimismo, confía en que suceda lo mismo que ocurrió cuando se firmó el convenio de Alicante, y que en “dos o tres años” el sector se vaya adaptando. Esta adaptación, en la que se tendrá que asumir el aumento de los costes salariales, estima, terminará afectando a los precios de los servicios veterinarios y paliará la “competencia brutal” en precios que sufre la veterinaria, algo “incomprensible en un sector sanitario”.
 

  Uno de los aspectos destacables es que con esta firma “se podrá reducir la brecha salarial”, según Cabrera (CCOO). Un sector, que ha recordado que está “altamente feminizado” y en el que hay una diferencia “importante” entre los sueldos de los trabajadores con más antigüedad, que suelen ser hombres, en comparación con los que acaban de llegar, mujeres.  
 

   Hasta ahora el único convenio colectivo específico vigente era de ámbito provincial, el de Alicante suscrito en 2014 e impulsado, a diferencia de éste, por el propio Icoval (que lo facilitó pero no participó de las negociaciones).

El ICOVV aclarará dudas
Ante las dudas de interpretación suscitadas sobre la literalidad y posibles efectos de este convenio, el Colegio de Valencia organizará en la primera quincena de febrero una charla aclaratoria.


- Ver animalshealh.es / 16-1-2020
- Ver Borrador de Convenio (puede sufrir cambios al publicarse en el BOE)