Una alicantina y su reciente ONG se embarca en un proyecto contra la rabia en Nepal

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

26/11/2019
Una alicantina y su reciente ONG se embarca en un proyecto contra la rabia en Nepal
Una alicantina y su reciente ONG se embarca en un proyecto contra la rabia en Nepal

La expedición aterrizó el 28 de octubre en Nepal y el 1 de noviembre accedía a Budanikantha (Kathmandú). Allí, un grupo de 13 veterinarios españoles tenían previsto trabajar hasta, al menos, el 18 del mismo mes. La coordinadora del proyecto, Mari Carmen García, que ejerce en una cl´ínica de Jávea (Alicante), iba acompañada de otros tres profesionales valencianos, una alicantina más y otros dos veterinarios de Valencia  (de Manises y Montserrat). Todos forman parte de una ONG de nuevo cuño, fundada este mismo año -Global Vets Aids- cuyo primer reto se ha dado en el referido país asiático, donde  han colaborado con otra entidad ya asentada allí -Kathmandú Animal Treatment Center (KAT Center)- en una intensa campaña para tratar de frenar la rabia en esta zona.


El presidente del Colegio de Alicante (Icoval), Gonzalo Moreno del Val, tuvo conocimiento de la iniciativa de manera fortuita cuando, durante la jornada celebrada con motivo de la ‘Semana de la rabia’ el pasado 25 de septiembre en San Juan, se acercó la propia García para informarle. Los contactos con el colegio desde entonces, y dada la premura, se intensificaron: se difundió el plan entre el resto de colegiados, se buscó consejo en los laboratorios MSD -que ya trabaja en campañas de rabia en Asia-, se realizaron gestiones ante la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) sobre cómo trasladar a Nepal o proveerse localmente de las vacunas y el material veterinario necesario y se hicieron gestiones administrativas.


    La ONG, finalmente y con la ayuda de diversos laboratorios y grupos, acaparó suficientes donaciones, resolvió los problemas burocráticos y pudo embarcarse en el proyecto.

Situación
Nepal es uno de los países más pobres de Asia. En las calles de Kathmandú viven más de 22.500 perros, muchos abandonados, otros nacidos ya allí. Malviven alimentándose de basura. En estas condiciones, los riesgos sanitarios para la población animal y para la salud pública son evidentes, especialmente para colectivos más vulnerables, como los niños que juegan en las calles y los ancianos. Hasta 19.000 ingresos hospitalarios por mordeduras de perros se producen cada año.
     La inanición, los atropellos, las infecciones cutáneas, las enfermedades parasitarias o zoonosis como la Rabia y la Leishmania son problemas comunes. De ahí que el proyecto haya atendido, más allá de la vacunación, todas estas circunstancias: esterilización, desparasitación, diagnóstico precoz y servicios veterinarios en general.