Un decálogo contra una amenaza aún “latente”

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

28/10/2019
Un decálogo contra una amenaza aún “latente”
Un decálogo contra una amenaza aún “latente”

Como coincidieron en destacar en días sucesivos Inmaculada Ibor y Gonzalo Moreno del Val -presidentes del Colegio de Valencia (ICOVV) y de Alicante (Icoval, en la foto), respectivamente- “el virus de la rabia es una amenaza aún latente en España”. La valoración resume bien la principal lección que se puede extraer de lo dicho durante las acciones divulgativas y científicas promovidas en la ‘Semana de la rabia’, que se desarrolló entre el 23 y el 30 de septiembre en varios puntos de la Comunitat. El Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) ha colaborado con los laboratorios MSD Animal Health y las facultades de Veterinaria de la Cardenal Herrera-CEU y la Católica de Valencia en la organización de estos actos. La charlas y jornadas desarrolladas durante este tiempo han servido para elaborar dos documentos clave: el ‘Informe sobre rabia canina y vacunación’ y un ‘Decálogo sobre la rabia’, con argumentos “comprensibles” de peso para que el veterinario pueda justificar por qué sigue siendo necesario inmunizar a los canes para así proteger a las personas.


Ambos documentos tienen la rúbrica de Fernando Fariñas, director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas y quizá uno de los más reputados expertos en este virus.

Rueda de prensa y jornadas
Las acciones desarrolladas arrancaron con una rueda de prensa a la que acudieron representantes de todas las entidades colaboradoras de esta campaña, empezando por la propia Ibor. La presidenta del ICOVV dio a conocer un primer dato: la tasa de vacunación en la Comunitat es del 59,2%. Motivo por el que insisitió en que la vacuna es “clave” para frenar la rabia.
  

  El estudio, una primera aproximación a partir de datos obtenidos del RIVIA desde el 1 de enero de 2017 al 16 de septiembre de este año entre los perros que constan como vivos, arroja resultados desiguales pues se constata que a mayor edad, menor nivel de inmunización. Efectivamente, desglosando por edades, la tasa de vacunación es de un 66% en hasta 2 años, un 51% de 3 a 5 años y un 40,7% en canes de 5 a 10.

    Porcentajes, como se destacó también en las jornadas celebradas en el ICOVV el 25 de septiembre y en San Juan (Alicante) al día siguiente, que se sitúan por debajo del nivel recomendado por la OMS, del 70%.

Disparidad  legal
En nuestra región, la vacunación es obligatoria, (Orden 3/2016). Con todo y como destacó Ibor,  las recomendaciones que se apoyaron desde la organización colegial, en la discusión de esta norma, fueron la primovacunación y revacunación anual así como defender el criterio veterinario que realiza la evaluación del estado del animal y que “debe establecer el protocolo vacunal de forma individualizada, teniendo en cuenta las especificaciones descritas por el productor de la vacuna”.

   La mayor amenaza con este virus -como quedó reflejado también en las charlas dadas en las facultades- es la disparidad entre unas regulaciones y otras. Efectivamente, en Galicia, País Vasco y Cataluña no es obligatoria la vacunación y en Asturias sólo lo es para los perros declarados potencialmente peligrosos. Como refleja el decálogo ahora redactado “tener un porcentaje de inmunización por debajo del 70% no sólo es un riesgo para la región que decide no vacunar sino que influye en la inmunidad del resto del país”.

    Y algunos pocos estudios apuntan a la preocupación: en Navarra sólo el 33% de los perros estaba vacunado y en Aragón -sobre 121 canes analizados- el 91% no alcanzaba niveles de inmunización suficientes.
  

  De ahí y dada la amenaza evidente que supone la vecindad con zonas endémicas como Marruecos o el trasiego global de animales, que durante todos los encuentros fuera una constante el reivindicar un protocolo de vacunación unificado en el país.

"Exceso de confianza"

Más allá de la posible permeabilidad de los controles en fronteras y de crisis tan sonadas como la de 2013 -cuando un perro infectado que entró por Ceuta recorrió en furgoneta con su dueño Cataluña, Aragón hasta acabar en Toledo donde se escapó y mordió a 4 menores y un adulto- la rabia se le considera una zoonosis “reemergente”. Así la califica, de hecho, la OMS debido a la aparición de nuevas variantes del virus que incrementan el número de reservorios. Es el caso del European Bat Lyssavirus que en nuestro país circula a través de murciélagos insectívoros. Para el Dr Fariñas, además y como destacó en la jornada del ICOVV, es una enfermedad “infradiagnosticada e infraestimada”, con muchos más casos que las 55.000 muertes que se reconocen oficialmente a nivel mundial. Hay estudios, de hecho, que multiplican ésa cifra por 20 sólo en Asia,

     A su juicio, uno de los retos a los que se enfrentan los países occidentales con zoonosis como la rabia es el “exceso de confianza”. “La rabia se nos ha olvidado”, apuntó y puso de ejemplo una reciente llamada de un hospital andaluz que no contaba con vacunas ni gammaglobulina antirrábica para tratar a un hombre ingresado por la mordedura de un murciélago. En EEUU, según apuntó ,la inmensa mayoría de los casos de rabia está acreditado que fueron contagiados por estos animales.

   El European Bat Lyssavirus es “menos virulento” y no tiene el cuadro conocido de ‘rabia furiosa’ pero cuando se desarrolla ambas son “mortales”, recordó Fariñas.

- Descarga el Informe de la Comunitat y el Decálogo sobre la Rabia