Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

Debate sobre los retos del sector clínico alicantino

15/12/2017
Debate sobre los retos del sector clínico alicantino
Debate sobre los retos del sector clínico alicantino

Con la feria Expocachorro como telón de fondo y con el aval de haber logrado pactar el primer convenio colectivo del país para el sector, la Asociación Empresarial de Veterinarios Clínicos de Alicante (AEVA) se decidió a afrontar el reto de organizar su primer congreso provincial. Fue el pasado 2 de diciembre cuando, convocados por esta patronal y con el apoyo de la corporación colegial (Icoval), acudieron a la Institución Ferial Alicantina (IFA) casi un centenar de empresarios. Sin un guión cerrado, improvisado más bien por las intervenciones del público, los ponentes -entre los que se encontraba quien a partir del día 16 será el nuevo responsable de Icoval, Gonzalo Moreno del Val- abordaron los principales puntos críticos que atenazan su desarrollo. Los más recurrentes: la Ley del Medicamento que prohíbe la comercialización, el IVA al 21% que tanto penaliza el gasto, los excesos de la oferta universitaria de Veterinaria que agravan la sobreoferta de clínicas y el intrusismo o la competencia desleal que alimentan también la precarización en un sector que, además y a falta de una especialidad reglada, tiene complicado añadir valor con salidas como la oftalmología, oncología, traumatología, dermatología...

Enrique Barreneche, vicepresidente de AEVA, describió la situación de un colectivo marcado además por la irrupción constante de nuevos egresados, la cruda competencia en precios, el intrusismo de peluquerías caninas o incluso protectoras y la desregulación. Cuestiones todas ellas, que cuestionan “nuestra reputación y responsabilidad profesional y que nos conducen a ser considerados como profesionales sanitarios de segunda”, dijo.

En este contexto nació en 2011 -auspiciado también por Icoval- AEVA para sumarse así a un movimiento patronal a escala nacional focalizado en la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE). Llegado el momento presente, su presidenta, Delia Saleno y su secretario, Sebastiá Rotger, acudieron al congreso para compartir mesa con el máximo responsable de la citada asociación provincial, Isidor Mollá y el propio Moreno del Val.

Seguridad jurídica

Y una de las conclusiones más evidentes fue la necesidad de avanzar hacia un entorno de mayor seguridad jurídica para así definir los mínimos de obligado cumplimiento en cuestiones tan relevantes como los quirófanos, las hospitalizaciones, la concreción de lo que debe ser un consultorio, una clínica... Asuntos que, como remarcó Rotger (CEVE) no han quedado “bien definidos” en el reglamento para el ejercicio clínico que aprobó en 2015 el Consejo General de Colegios de España (CGCVE), motivo por el que recomendó que este ámbito pase a estar regulado por la Administración “para hacerlo de obligado cumplimiento”.

Desregulación que, además, se ve alimentada por la indefinición de la cualificación requerida a los auxiliares de veterinaria o por los episodios de intromisión de otras profesiones.

Prohibición

Pero las primeras y más insistentes inquietudes de los asistentes se refirieron a las incoherencias de la actual regulación del medicamento. En este punto, el candidato único a la presidencia de Icoval recordó que, en un momento dado y tras el último decreto de liberalización de la comercialización de medicamentos sin prescripción, “la Dirección General de Farmacia valenciana llegó a respaldar la petición del colegio para poder venderlos pero al elevar consulta a la AEMPS nos encontramos con un muro”, recordó Moreno.

Con lamentar esta situación -esto es, la imposibilidad de comercializar pipetas o antiparasitarios, por ejemplo- la presidenta de CEVE planteó: “¿Qué queremos ser profesionales que prescriben o trabajar vendiendo productos como Mercadona?”.
Llegado este punto, se evidenció la necesidad de reforzar la proyección del sector como profesionales sanitarios para lo cual se juzgó oportuno reglar de una vez las necesarias especialidades. Moreno del Val puntualizó en este sentido el “importante paso” dado con la puesta en marcha de la Red de Vigilancia Epizootiológica porque “reforzará nuestra imagen como profesionales sanitarios, colaboradores en la salud pública”

IVA

Esta consideración como profesionales ‘de segunda’ afecta también al IVA aplicado -que en 2012 se elevó en los servicios veterinarios del 8 al 21%- mientras se mantiene exento para la mayor parte del resto del ámbito sanitario. Saleno avanzó a este respecto que a primeros de año se presentará a Sanidad un completo informe sobre el impacto de esta medida para reclamar una bajada al 10%.