No más facultades de Veterinaria (de momento)

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

23/03/2016
No más facultades de Veterinaria (de momento)
No más facultades de Veterinaria (de momento)
El 22 de febrero responsables de la Universidad de Valencia confirmaban el aplazamiento sine die del viejo proyecto para poner en funcionamiento la primera facultad pública de Veterinaria de la Comunitat

El 22 de febrero responsables de la Universidad de Valencia confirmaban el aplazamiento sine die del viejo proyecto para poner en funcionamiento la primera facultad pública de Veterinaria de la Comunitat. La falta de recursos suficientes para cumplir con los requisitos mínimos volvía a ser la razón esgrimida. Dos días después, la directora general de Universidad de la Conselleria de Educación, Josefina Bueno Alonso, confirmaba personalmente tal extremo a la delegación del Consell Valencià de Col.legis Veterinaris (CVCV) encabezada por su presidente, Francisco Beltrán Andreu y su vicepresidente, Luis Miguel Gargallo. Ratificaba tal cosa y además advertía de la paralización de la tramitación que se veía siguiendo para la apertura de otra facultad, esta vez privada, en El Campello e incluso descartaba la que se había especulado que se podría también promover en el Campus de Orihuela vinculada con la Universidad Miguel Hernández.
Los representantes colegiales reiteraron a la responsable de la Generalitat, con todo, la “inoportunidad” de promover más proyectos de esta naturaleza. Beltrán, concretamente, puso el énfasis en el “altísimo” número de egresados ya existente (hoy están activas hasta 13 facultades en nuestro país y cada año salen más de 1.200 nuevos licenciados) y sobre la incapacidad de un mercado laboral “que ya sufre un boom de aperturas de clínicas y que no puede absorber tal oferta en condiciones mínimamente dignas”.
En este sentido, los responsables del CVCV trasladaron la situación del sector clínico y se comprometieron a entregarle próximamente un completo dossier sobre la precarización laboral creciente que sufre la profesión y que en buena medida está relacionada también con una sobreoferta de facultades de Veterinaria.

La pública y otras carreras

Como en otros encuentros con miembros del anterior Ejecutivo autonómico, Beltrán defendió la necesidad de una “planificación de la oferta universitaria global”, no sólo de Veterinaria “porque existen otras licenciaturas cuyos titulados también concurren en el mismo mercado laboral que los veterinarios en materias como la salud pública, la seguridad alimentaria o la gestión del medio ambiente, entre otras”.
Por su parte, la directora general de Universidad no ocultó su interés por promover a medio plazo y cuando las circunstancias lo permitiesen la primera facultad pública de Veterinaria retomando el proyecto tantas veces aplazado por la Universidad de Valencia (UV). Pero en tal caso, Bueno se comprometió a que durante el proceso de toma de decisión se contase con la opinión de los colegios de veterinarios tanto como con la del propio ámbito universitario.

Validación inasequible


Veterinaria es la única carrera de Ciencias de la Salud que no tiene en la Comunitat una opción universitaria pública lo que, en boca de la responsable de Educación, provoca “que muchos estudiantes se tengan que trasladar fuera para poder cursarla”. Efectivamente, la oferta en nuestra región se limita a los dos centros privados de Valencia: CEU Cardenal Herrera (UCH) y la Católica de Valencia (UCV).
En este contexto se inscribía la iniciativa que, desde 2010, viene promoviendo sin éxito el decano de la UV, Esteban Morcillo. Como explicó días antes del encuentro en la conselleria, la vicerrectora de Estudios de Grado y Política Lingüística, Isabel Vázquez, la intención era que el proyecto superara la evaluación de la Eaeve, el organismo que acredita los estándares de calidad docente que se recogen en una directiva de la UE. Pero, tras recabar información sobre los requisitos a cumplir, no salían las cuentas con los presupuestos actuales, pues los gastos se disparaban más allá de la obra civil.
“Para conseguir la validación, por ejemplo, se pide una ratio mínima de animales a tratar en la clínica, incluyendo todo tipo de especies, también grandes mamíferos, y por tanto, la acreditación implica elevar muchísimo los gastos de mantenimiento, algo que no podemos asumir con la financiación actual”, explicó. Preguntada sobre si se trabaja con algún nuevo plazo, añadió que para poder asumir el coste global del centro sería necesario volver a los niveles de financiación pública previos a la crisis o poner en marcha el plan pactado en 2010, aparcado por la recesión. Vázquez estimó que existe una gran demanda para estos estudios.


Lleida


El proyecto que sí que es ya una realidad es el de la Facultad de Veterinaria de Lleida: ha empezado a impartirse y la diputación financiará las obras para los nuevos aularios y quirófanos.