Recomendaciones a los adoptantes de perros y gatos

Formulario de busqueda en el sitio

Formulario de localizacion de servicios

OBSERVACIÓN

Si acaba de adoptar un perro o un gato en un Centro de Acogida de Animales de Compañía,  aunque en su exploración a la salida del centro de acogida el resultado haya sido normal, tenga presente que puede haber problemas que aparezcan una vez el animal esté en casa. En la mayoría de los casos, el perro o el gato recién adoptado ha sufrido bruscos cambios en un corto espacio de tiempo. Cualquier problema que surja tras la adopción del animal, se debe poner en conocimiento del centro de acogida.

Es aconsejable que su animal visite al veterinario que a partir de ese momento cuidará de su estado de salud durante el resto de su vida. Trasládele toda la información de que disponga sobre vacunaciones, desparasitaciones, pruebas diagnósticas, etc. de las que tenga conocimiento, y él le aconsejará debidamente sobre los pasos a seguir a partir de ese momento.

En todo caso:

  • Observe que come y bebe con normalidad y que su estado de actividad es el apropiado para su edad.

  • Observe las deposiciones. Aunque en los primeros días sean blandas debido a los cambios de dieta, poco a poco deber volver a la normalidad y no desembocar en diarrea.

  • Observe por si aparecen otros posibles síntomas (tos, vómitos, mocos o legañas, por ejemplo).

Si aparece cualquier problema de este tipo, llévele a su veterinario.

ALIMENTACIÓN

La dieta más apropiada para cualquier animal de compañía es un alimento seco comercial adecuado para su edad y condición física. Su veterinario podrá hacerle una recomendación al respecto. Nuestra propia comida o la comida casera que podamos cocinar expresamente para ellos muy probablemente presentarán carencias e incluso pueden provocarles trastornos digestivos. Acostúmbrele a consumir exclusivamente su alimento, evitando suministrarle de forma continuada “regalitos” (“golosinas”, porciones de nuestra comida, etc.) que desequilibran su dieta y pueden conducir a la obesidad, además del riesgo de que su gato se vuelva caprichoso con la comida. Si en cualquier caso desea hacerle un obsequio, utilice los premios especialmente formulados que encontrará en las clínicas veterinarias o en tiendas especializadas.

DESPARASITACIÓN

La desparasitación de perros y gatos es extremadamente importante, tanto para la salud del animal, como para la de las personas que le rodeen. Antes de su adopción, y durante su estancia en el Centro, el animal habrá sido desparasitado, tanto externa como internamente. A pesar de ello, y especialmente en cachorros, es aconsejable que su veterinario realice un análisis de heces al animal y, en caso necesario, se vuelva a desparasitar. La desparasitación se realizará a partir de ese momento, y durante toda la vida del animal, con la pauta que recomiende su veterinario y con los productos que este considere apropiados. Con carácter general, si el animal sale de casa habitualmente, se debe cuidar la desparasitación externa del animal para evitar pulgas y garrapatas.

En el caso de la desparasitación interna, es aconsejable su realización cada tres meses.

En el caso de los perros, durante el periodo comprendido entre mayo y octubre deberán llevar un producto para prevenir la leishmaniosis, enfermedad crónica y que puede resultar mortal, producida por un parásito transmitido por la picadura de un flebotomo o mosca de la arena.

VACUNACIÓN

Entre las 6 y las 8 semanas de edad se debe vacunar al cachorro frente a diversas enfermedades altamente contagiosas para su especie, algunas de ellas mortales o que provocan secuelas graves, con una dosis de recuerdo algunas semanas después y sucesivas anuales en algunos casos. Los animales adoptados en el centro es posible que ya hayan recibido alguna dosis de las vacunas más habituales utilizadas en perros. En el momento de la adopción se le dará información al respecto para que se la traslade a su veterinario, quien le indicará si procede revacunar, y en qué momento. En lo que respecta a la rabia, en la Comunidad Valenciana la vacuna resulta obligatoria para  perros y gatos durante toda su vida, debiendo aplicar la primera dosis a los tres meses de edad.

Algunas de las enfermedades que pueden padecer los perros, y que son prevenibles mediante la vacunación, son: parvovirosis, moquillo, hepatitis infecciosa, leptospirosis, etc.

Algunas de las enfermedades que pueden padecer los gatos, y que son prevenibles mediante la vacunación, son: panleucopenia, complejo respiratorio felino y leucemia.

IDENTIFICACIÓN

En la Comunidad Valenciana es obligatorio que los perros estén identificados mediante la implantación de un microchip. Si su perro ha sido adoptado en un Centro de acogida, estará correctamente identificado, pero recuerde que es su responsabilidad mantener actualizados los datos asociados, un cambio de teléfono o dirección se puede realizar a través del RIVIA (yo pondría el enlace con el RIVIA que tenemos).

En el caso en el que se produzca un cambio de propietario, recuerde que es imprescindible realizar en el RIVIA la correspondiente modificación en los datos sobre la titularidad del mismo. Para este trámite deberá dirigirse a su veterinario.

En el caso de perros pertenecientes a determinadas razas, que muestren características morfológicas concretas, o en algunos casos que hayan mostrado episodios de agresividad, el propietario, y aquellas personas que vayan a ocuparse de sacarlo a la calle, deberán estar en posesión de la Licencia Administrativa para la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, habiendo de estar el animal inscrito en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos del municipio en el que resida y en el RIVIA, en el subregistro de animales potencialmente peligrosos.

ESTERILIZACIÓN

Se trata de una intervención quirúrgica sencilla en machos y poco complicada en hembras (al ser una técnica habitual en la mayoría de los centros veterinarios), que se realiza con anestesia general y que consiste en la extracción de los órganos reproductores. No solo elimina el celo y previene la llegada de camadas no deseadas, disminuyendo por tanto el número de animales abandonados, sino que evita en unos casos, y ayuda a controlar en otros, algunos problemas orgánicos (embarazos psicológicos, piometras, tumores de mama, quistes ováricos, hiperplasia prostática, tumores testiculares,…) y de conducta (marcaje, agresividad,…)

Los animales esterilizados no presentan cambios de carácter ni se vuelven más apáticos, y no es necesario que las hembras tengan al menos una camada para realizarla. Si lo que le preocupa es que su animal engorde tras la intervención, tenga en cuenta que una alimentación adecuada y ejercicio suficiente mantendrán a su mascota estilizada y en forma.

En la Comunidad valenciana no es obligatorio que los animales que están en un centro de acogida sean esterilizados antes de su adopción, siendo voluntad del adoptante.